Escarlatina: complicaciones

Si la escarlatina no se trata, la bacteria puede propagarse a la:

  • amígdalas
  • senos paranasales
  • piel
  • sangre
  • oído medio

Rara vez, la escarlatina puede conducir a la fiebre reumática, una enfermedad grave que puede afectar a la:

  • corazón
  • articulaciones
  • sistema nervioso
  • piel